Un libro es un tesoro: 2005-2006

  Un libro es un tesoro

¡Los piratas! ¡Cómo emocionan y hacen vibrar las historias de piratas! ¿Quién no ha soñado y jugado a ser pirata?

Precisamente ésa fue nuestra propuesta desde la biblioteca. Hacer de nuestros alumnos expertos piratas. Pero el oficio necesita una buena preparación.

Comenzamos por leer historias de piratas, desde “El pirata Garrapata” los pequeños hasta “La isla del tesoro” los mayores. Memorizamos los de Primaria “La canción del pirata” de Espronceda. Buscamos información sobre la vida, ropa, sus leyes… de estos personajes. Estudiamos las partes de un barco. Aprendimos a orientarnos y a leer mapas. Todo era poco para emprender con garantías de éxito la transformación en piratas.

Por fin, el Capitán Flint atracó su barco en el recreo y anunció que estaba dispuesto a enrolar nuevos piratas en su tripulación.

Así que, debidamente equipados con nuestro parche y pañuelo pirata, y en equipos bajamos al puerto a superar las pruebas que nos proponía:

  • Manuscrito del pirata: Contestar preguntas sobre “La isla del tesoro”
  • El Galeón: Señalar en un dibujo las partes de un barco, os eneseñamos el original, pero a nsootros nos lo dieron en blanco.
  • El armario del pirata: Escribir en una imagen el vestuario de un pirata. Os hemos puesto el dibujo completo con nombres.
  • Canción del pirata: Recitar entre todo el equipo esta poesía.
  • Islas del tesoro: Pasar de una isla a otra (estaban pintadas en el suelo) construyendo un puente con ladrillos y sin caer al mar.
  • Al abordaje: Recorrer un circuito con barcos y plinto, mientras otros piratas te mojaban como si fueran las olas del mar.
  • Jinetes: La mitad del equipo fabricamos un gorro de papel y, montados a corderetas sobre la otra mitad, íbamos a izar la bandera pirata trepando por una cuerda.
  • Provisiones del barco: Teníamos que llevar unas pelotas desde el muelle hasta el barco.

Cada vez que conseguíamos superar una prueba, Lupe la Larga o el Capitán Flint nos ponían una pegatina de calavera en nuestro cuaderno de bitácora.

Me alegra decir que todos superamos las pruebas (trabajando en equipo es más fácil, jeje) y el Capitán Flint dijo que nos contrataba para la Búsqueda del Tesoro, que volvería a buscarnos para emprender la aventura.

Por fin llegó el emocionante día. Flint nos dio un mapa de la isla (plano del colegio) y las pistas para encontrarlo, uno por equipo. Había que localizar cuatro palabras ocultas en el colegio, las pistas hablaban de babor y estribor, de norte y sur… Fue genial, al final encontramos los tesoros que estaba en un cofre en la biblioteca y había un libro para cada equipo y doblones de chocolate para todos.

 


 

Si alguien está interesad@ en los materiales complementarios para montar la actividad (mapas del tesoro con pistas, cuadernos de bitácora, pegatinas, hojas de rellenar vocabulario etc…) que contacte con nosotros en la sección Contacta y le daremos el enlace con mucho gusto.