Raíces andinas. día de la paz 2002-2003

 

 La quena 
La quena es el aerófano (su sonido es producido por vibración de aire) más importante de la región Andina y su área de dispersión abarca casi todo el continente americano, existiendo, con ligeras variantes en Venezuela, Colombia, Andes ecuatorianos, Perú, Bolivia, Noroeste argentino, norte grande chileno y en algunos lugares del Amazona brasilero.

El origen de este instrumento se remonta a las antiguas culturas precolombinas encontrándose a menudo representada en la pictografía correspondiente a las culturas «Nazca» y «Cima». Sin duda fue el imperio Inca el encargado de su expansión por todos los andinos, encontrándose hoy con plena vigencia en esta extensa región.

El vocablo quena viene de la castellanización de las voces quechuas: Kkéna­Kkéna, Kjena y Khoana, que significan «hueco».

La quena es el instrumento musical Inca por antonomasia, siendo el que permite reproducir más fielmente la música del altiplano.

 

El bombo

El bombo cumple un papel muy importante dentro de las manifestaciones musicales Indo Americanas; los hay de todos los tamaños y siempre acomodados a las exigencias rítmicas regionales. Este instrumento de origen boliviano es también conocido con el nombre de la cilíndrica provista de un cordel TINTAYA (nombre original) que es una caja que sirve para prender al instrumento del cuello para luego ejecutarlo con unos o dos palos; se construye preferentemente con el cuero de chivo adherido a un tronco de árbol ahuecado en su totalidad.

 
El charango
El Charango tiene su origen de la antigua Vihuela de mano, cordófono introducido a América durante la conquista y que en esa época (siglo XVI) estaba en su apogeo en sus tres tamaños fundamentales (Pequeño ­ mediano y grande).

 

 
La zampoña

La zampoña es un aerófono de soplo y de filo, formado por una serie de tubos contiguos, monófonos, sin canal de insuflación y de posición vertical, que forma un solo cuerpo, cada tubo con su propia altura de sonido según su largo, por lo común de 7 a 60 cm; así como su diámetro varía entre 1 a 2,2 cm, por lo general, pero sin que esta medida influya en su dicha altura de sonido. El número de tubos fluctúa entre seis a ocho por hilera.

Su función predominante es la ceremonial, relacionada especialmente con homenajes a santos patronos de localidades rurales, en los cuales su ejecución más completa y orgánica la efectúan las llamadas tropas de zampoñeros, o de laquitas, etc., compuestas por doce ejecutantes siempre masculinos, con complementación de un bombo y dos cajas.

 

Ir a Los Embera Chamí
Ir a Nicaragua