La Luz

LA LUZ

 

Una noche, una niña fue a un castillo tenebroso con muchas enredaderas, parece ser muy viejo y sucio. Empieza a andar y a pasearse por el castillo, cada vez se hacía más oscuro el camino y la niña cada vez más tiene más temblor en el alma. Ella ve una puerta e intenta salir del castillo corriendo, pero, de repente, se cae por una trampilla. Cuando se despierta del golpe, todavía aturdida, ve a un niño con cara infeliz y sucia.

 

Ella intenta recordar qué le ha pasado y el niño se lo va contando. Mientras pasa el tiempo los dos niños se empiezan a ser cada vez más amigos y estar más unidos entre sí, entonces deciden ayudarse para salir de ese sitio juntos. Pero está tan oscuro el sitio que no encuentran ningún modo de escapar, a pesar de todos sus intentos. Está un poco desesperados porque no saben qué hacer. De pronto, la niña ve una luz misteriosa que parece surgir de la nada y que le atrae, al correr hacia ella se desmaya. La niña, al despertar, se encuentra en un lugar nebuloso con muchos niños vestidos de otras épocas e intenta hablar con ellos, pero no le escucha nadie.

 

La niña ve la luz misteriosa otra vez y piensa seguirla porque a lo mejor es la salida, entonces ella la sigue, la sigue y la sigue hasta llegar a las puertas exteriores del castillo. Está sola y siente miedo, mira a su alrededor y no ve al niño, está asustada. Al final, va corriendo a casa de su abuela para contarle que el niño ha desaparecido. Al entrar en la casa, sus ojos se quedan fijos en una fotografía de la pared, la niña se da cuenta de que ese es el niño, ella le pregunta a su abuela:

 

 – ¿Quién es ese?

– Tu hermano que desapareció en el castillo antes de que tú nacieras.

 

De pronto, la niña gira la cabeza atraída por una luz que está en la ventana y se da cuenta de que en esa luz está el niño que le dice:

 

– Ven conmigo…

 

 

Teresa Duato